Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies cerrar

Acceso a Usuarios

¿Habrá retorno de salmones en 2013?

Fecha: 26 de Diciembre de 2012

La normativa reguladora de la pesca en aguas continentales para la campaña de 2013 ya ha visto la luz de forma definitiva, puesto que su texto  ha sido publicada en el Boletín Oficial del Principado de Asturias, concretamente en el número 253, de fecha 31 de octubre de 2012, cumpliéndose de esta manera con el plazo legalmente establecido de que dicha circunstancia se produzca antes del día 1 de noviembre del año anterior.

Ahora, mientras los salmones esperan plácidamente en los ríos el momento cumbre de su existencia, hecho que comenzará a producirse dentro de unas pocas semanas, los pescadores deportivos españoles pasan el tiempo de la mejor forma que les haga olvidar que aún quedan cinco largos meses para volver al río. Es tiempo de los paseos por las riberas de los cauces, de la caza, de la contemplación de los abigarrados tonos del bosque, de los deportes de invierno, de sufrir por los colores del equipo de sus amores … y, en definitiva, de pensar y pensar cuándo tocará elegir los cotos y cuál será el pozo salmonero donde se tendrá la fortuna de ganarle la batalla a ese formidable animal que sin duda alguna es el salmón atlántico.

Eso es, en principio, el anhelo de la mayor parte de los aficionados a la pesca deportiva, lo que no excluye en absoluto que otros vayan un poco más allá y se hagan la enigmática e inquietante pregunta con la que titulamos este artículo: ¿Habrá retorno de salmones en 2013?

Como diría el mismísimo William Shakespeare: “¡To be or not to be, that´s the question!” Sí, amigos, ésa es la cuestión,  porque no hay que olvidar que en 2013 se cumplirá un ciclo de cuatro años que probablemente tendrá una repercusión vital en las poblaciones futuras de salmón, puesto que, como se recordará,  al final de la temporada 2009,  de triste recuerdo para todos, el número de parejas reproductoras en los ríos de la región se podía contar con los dedos de una mano.

Dejemos pues que sea la sabiduría de la Naturaleza la que nos ponga en nuestro sitio y nos obligue a reconocer que estamos equivocados en nuestras apreciaciones: ésa sería la mayor de nuestras satisfacciones; pero,  sinceramente,  mucho nos tememos que esa Naturaleza tan sabia nos envíe su duro castigo por haber osado desafiarla, por no haber tenido la inteligencia de prever de antemano lo que podría pasar de forma inexorable con tanta torpeza por nuestra parte, por no haber sabido entender que en época de vacas flacas no es posible ni recomendable comer  todo el grano que habíamos ensilado: a lo largo de los últimos 63 años hemos sacrificado más salmones de los que debíamos y ahora lo estamos pagando.

Esa es la razón por la que resulta necesario introducir restricciones a su pesca deportiva; hay que cambiar el modelo de pesca que existe arraigado en el cerebro de los más remisos, porque sólo desde posturas racionales se puede conseguir el doble objetivo que debe prevalecer en la gestión de los recursos piscícolas,  que no es otro que garantizar en el tiempo su protección y conservación, así como cumplir el deseo de los aficionados, que es por supuesto tener la oportunidad de aprovecharlos de forma sostenible durante muchos años.

Hay que ser conscientes que los ríos salmoneros de la región, algunos de los cuales han estado en el umbral de casi 3000 salmones oficialmente controlados, como ha sido el caso del Sella en los años 1954, 1959 y 1986, y del Cares-Deva en 1969, deben ser capaces de albergar por término medio no menos de 4000 ó 5000 salmones al final de cada campaña, es decir, entre 2000 y 2500 hembras y otros tantos machos para garantizar unos buenos desoves naturales en ellos, para que luego esa sabia Naturaleza de la que antes hablábamos sea la que se ocupe de establecer ese diente de sierra sostenido de capturas anuales que ponga en evidencia la recuperación y el mantenimiento de la especie a lo largo del tiempo. Esos deben ser los números y no otros para que se pueda abrir la mano al sacrificio de los salmones en los ríos de la región, como siguen pretendiendo todavía hoy algunos pescadores.

No se puede entonces hacer un ejercicio de triunfalismo ni dar saltos de alegría cuando los controles de conteo de “visu” de reproductores ofrecieron hace pocas semanas datos que apenas rebasan los 1000 ejemplares o ni siquiera esa cifra, porque una simple comparación con los realizados en septiembre de 2010, permitirá recordar a todos que ofrecieron cantidades algo mayores, con una media de 1500 reproductores en cada uno de los ríos Narcea, Sella y Cares-Deva, y lógicamente menores por razones obvias en los ríos Eo y Esva. Se sigue produciendo, pues, un descenso en los retornos salmoneros que es preciso parar.

Pero todo esto, estimados lectores,  tiene un precio que hasta la fecha pocos han tenido la gentileza de afrontar: sólo la Administración del Principado de Asturias, en lugar destacado,  y la REAL ASOCIACION ASTURIANA DE PESCA FLUVIAL, junto con el Ayuntamiento de Salas y algunas  asociaciones de pescadores existentes en Asturias, han tenido la sensibilidad de aportar modestos recursos económicos a la compra de derechos de pesca comercial en el Atlántico Norte, labor que viene siendo realizada por la NASF desde hace casi veinte años. Sin embargo, los pescadores, a título personal, se han implicado muy poco, por no decir nada, en esta noble tarea, y ya es hora de cambiar de actitud frente al serio problema que puede venir encima de quedarnos potencialmente sin retorno de salmones en los próximos años.

Es por tanto preciso que todos aportemos nuestro granito de arena y que los pescadores deportivos españoles, en particular los asturianos, bien a título individual o a través de las asociaciones de pescadores, puedan canalizar directamente un mínimo de 5 euros anuales a las arcas del North Atlantic Salmon Fund-NASF- www.nasfworldwide.com para que esta ONG pueda seguir con su labor internacional en defensa del salmón atlántico, lo cual no tenemos ninguna duda que revertirá en beneficio de todos porque la enigmática pregunta que hacíamos anteriormente sigue plenamente vigente: ¿Habrá retorno de salmones en 2013? Hay que luchar denodadamente para que así sea.   

 
(Los interesados en colaborar pueden hacerlo a través de la cuenta bancaria nº 0081/5051/59/0001077709 que la Asociación dispone en el BANCO HERRERO)