Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies cerrar

Acceso a Usuarios

Balance definitivo capturas salmón temporada de pesca 2013

Fecha: 31 de Julio de 2013

Día 31 de julio de 2013

 

RIO

2009

2010

2011

2012

ANTERIOR

DIA

TOTAL

EO

25

24

100

95

137

0

137

PORCIA

1

Veda

Veda

Veda

Veda

Veda

Veda

NAVIA

0

Veda

Veda

5

Veda

Veda

Veda

ESVA

8

4

62

47

28

0

28

NALON

3

2

1

3

7

0

7

NARCEA

84

76

335

489

316

0

316

PILOÑA

0

Veda

Veda

2

Veda

Veda

Veda

SELLA

77

86

340

392

248

0

248

CARES

70

59

206

194

100

0

100

TOTAL

268

251

1044

1227

836

0

836

 

EL BALANCE DEFINITIVO DE LA TEMPORADA DE PESCA DE 2013 QUEDA ESTABLECIDO EN 836 SALMONES

Oviedo.-  Definitivamente, la temporada de pesca de este año 2013 se ha saldado con la captura de 836 salmones, uno más de los que se habían computado hasta el pasado día 14 de julio en que se cerró el periodo de pesca con sacrificio de las capturas en el territorio del Principado de Asturias, no así en la vecina comunidad de Galicia, donde esta prerrogativa concluyó precisamente el día de ayer, 31 de julio, puesto que en la parte gallega del río Eo, es decir, en los lotes 1, 2 y 3 de Puentenuevo aún se podía pescar salmón con todos los cebos, tanto naturales como artificiales, y pudiendo el pescador llevar para su casa la captura conseguida.

Eso fue precisamente lo que hizo el pasado día 19 de julio, a las 12:00  horas, el deportista vizcaíno, de Zalla concretamente, Aitor Louzao Allende, quien puso en tabla un salmón de 5 kilos, de 80x38 cm y sexo indeterminado, que le picó a cebo natural en el pozo Tirín del Lote 2 de Puentenuevo, con lo que el Eo quedó en la tercera posición sacándole treinta y siete capturas al Cares-Deva, que fue quien ocupó la cuarta plaza del balance provisional de capturas de esta ya finalizada campaña de pesca.

En semejantes circunstancias, los salmones pescados se distribuyeron de la forma que se muestra en el cuadro de cabecera, que resumimos literalmente como se indica a continuación: Eo, 137; Esva, 28; Nalón, 7; Narcea, 316; Sella, 248 y Cares-Deva, 100, lo cual supone un total de 836 salmones hasta el día de hoy, cifra que, dadas las circunstancias, puede parecer más alta de lo esperado, pero que en realidad muestra unos signos de debilidad más que evidentes y preocupantes.

Luego habrá quien diga que no vamos mucho al río para poder contar los salmones que han quedado estabulados en ellos, que ojalá sean miles en cada uno de ellos, pero que, aun jugando a profetas y rogando que vengan muchos en el otoño (…), sí esos, como dicen continuamente algunos,  que contribuyen todos los años a que haya “muchas” parejas desovando en los ríos, mucho nos tememos que sean menos de la mitad de la mitad de las previsiones tan optimistas con que nos quieren hacer ver quienes nos acusan de no prodigarnos por las riberas para comprobar “in situ” una realidad tan poco creíble como estéril.

Es lo que hay; eso no podremos modificarlo nunca porque las actitudes de las personas son muy difíciles de cambiar, sobre todo las de aquellas que no ven en la pesca deportiva una actividad simple y puramente recreativa, sino otra cosa muy diferente que sólo ellas estarían en condiciones de explicar y justificar.

Si alguien piensa que 836 salmones es una buena campaña de pesca, es que no ha tenido la ocasión de haber vivido campañas en las que el mismo río Esva estuvo bien cerca de llegar a esa cifra; o no es capaz de comprender que hay que cambiar el pensamiento y dedicarse a pescar de otras formas diferentes que contribuyan a proteger y a conservar a las especies, sobre todo al salmón, por ser la más vulnerable y la que más cuidados debe concitar de los pescadores.

Quedar al albur de lo que pueda pasar en un futuro más o menos inmediato, es decir, comportarse como una vaca rumiando en el prado viendo pasar el tren, es una actitud reprochable que el salmón atlántico no se merece en absoluto. No se puede, en épocas de escasez tan alarmante, ir haciendo alarde de las capturas de salmón obtenidas durante la campaña, sobre todo si éstas han sido superiores al cupo legalmente establecido, porque eso no demuestra nada más que egoísmo y falta de ética personal, nada diferente a la de ese directivo que se sube el sueldo a sí mismo y se lo rebaja inexplicablemente a los trabajadores que tiene a su cargo.

Estamos de descanso y por hoy les dejaremos descansar para que piensen y disfruten con lo que crean conveniente, pero ya les anticipamos que volveremos. ¡Vaya que si volveremos! Buenas vacaciones para todos y todas, buena pesca y hasta pronto, amigos, amigas, tanto los buenos y buenas como los que no.

 

¡ARBON, RECONVERSIÓN!

¡ABASTECIMIENTO DE AGUA, SI; SALMONES, TAMBIEN!